Tres millones de euros, la cantidad que ha roto la negociación entre Ramos y Florentino