Un pez para olvidar el dolor: así se ha tatuado Sergio Canales sus cicatrices