Los desgarradores gritos de dolor de Asenjo tras romperse otra vez los ligamentos