Sergio Ramos, ese hombre