Sergio Ramos visitó Cuba, jugó un partidillo y celebró su gol como Cristiano: ¡suuuuh!