Sergio Araujo, condenado a nueve meses de cárcel por negarse a realizar un control de alcoholemia