¿Señal de mala suerte? El Real Madrid rompe un jarrón en su llegada a Wolfsburgo