La Selección francesa celebró la victoria al modo islandés y con sabor español