Seferovic, un delantero con el gol tatuado