Sandro Rosell: “No hace falta decir que Messi tiene las puertas de mi despacho abiertas”