San Marino-Andorra: El peor partido del mundo… ¿o el más importante?