Sampaoli acabó orgulloso de su equipo pese al resultado y ya piensa en el Barça