La Roja espera vengarse de Corea otra vez y convertirla en su talismán para ganar títulos