Roja al portero y penalti... ¡por una palmada en el culo!