La Roja ya ha encontrado su nueve más letal, Morata