La selección española, sometida a un control exhaustivo con cacheos al salir de Bélgica