La Roja no podía apartar de mirar en la televisión lo que ocurría en Marsella