Risas, vaciles y algún bostezo en la recogida de coches de los jugadores del Barça