Los hinchas del Rijeka llegaron a Sevilla con ganas de armarla y banderas del Betis