La broma de Ricardo Costa en el entrenamiento: “¡Barcelona, Barcelona!”