Ramos con los amigos, Ronaldo en su salsa y Casillas con el presidente… fiesta blanca