El abrazo que lleva a la Undécima: así es el buen rollo del vestuario blanco