Los blancos empiezan a acostumbrarse a empezar los partidos con gol en contra