Sergio Ramos, tras los pasos de Roberto Carlos