Kroos, ¿descanso o castigo? de Rafa Benítez