Un Madrid apático encarrila su pase a semifinales