Así deambuló James por el campo: ni presión ni defensa ni nada en ataque