El Real Madrid estaba dispuesto a jugar hasta en Portugal el partido ante el Celta