Fiesta blanca para un Madrid de record