La Real Sociedad, a vengarse del Lyón