El Real Madrid pasó un sábado al sol por la tarde en el Ciutat de Valencia