El Real Madrid recoge los coches oficiales: de los reflejos de Pepe al cabreo de Cristiano