Real Madrid y Manchester hicieron realidad el sueño de un grupo de niños de Skopje con discapacidad auditiva