El contragolpe del Madrid, ¿puede valer una Champions?