La suerte sonríe a Real Madrid, Barcelona y Atlético; La Real lo tendrá más difícil