Raúl, una leyenda en el Schalke