Raúl García, héroe silencioso del derbi: dos goles, una genialidad y sacar de quicio