Ramos solo quiere repetir la noche de Lisboa: “Si por mí fuera, jugaría mañana”