Ramos recorrió 68 metros sin una bota en el primer gol del Celta y acabó escurriéndose