Ramos saluda las peinetas que le dedicaron antes de subir al autobús del Madrid