Con Ramos fuera, Cristiano Ronaldo quiere volver a ser el gran capitán del Real Madrid