Rami y Adán ya han calentado el derbi andaluz: la afición bética no perdona