Benzema, ¿el sacrificado de Rafa Benítez?