Rafa Benítez dedicó sus primeras 48 horas en Madrid en conocer las instalaciones blancas