Rafa Benitez, entrenador crack