El día más difícil de Benítez en el Bernabéu: pitos de la afición y muchos nervios