Un árbitro de Primera regional sale corriendo ante amenazas e intentos de agresión