La selección portuguesa suma el único tropiezo entre las favoritas