Portillo, expulsado por doble amarilla