La Policía cerca a los culpables de la muerte de Jimmy pero no hay detenidos